Flivers, el juguete didáctico que inició con una inversión de 300 mil pesos y se llevó 2 mdp de Shark Tank México








Hace seis años a través de otra marca ya creada con la finalidad de realizar materiales didácticos y educativos nació Flivers un juguete que ha ido escalando a través de incubadoras e inversionistas hasta llegar a Shark Tank México y lograr dos millones de pesos. 

“Existe una tendencia a nivel mundial en cuanto a la educación de desarrollar no solo conocimientos sino destrezas en los niños y una de las habilidades más importantes es la creatividad, así fue como surgió este producto hace seis años, con la intención de satisfacer esta necesidad”, dice Laura López, creadora de Flivers, en entrevista con Entrepreneur en Español

Flivers son pelotas que botan, flotan en el agua, huelen a chicle y tienen 18 cavidades con seis ángulos diferentes. Esto hace que el producto tenga las características para que los niños cuenten con varias posibilidades de construcción y de juego. 

“Los niños podrán construir sus propios juegos de destreza como una cancha de fútbol, canastas de baloncesto, y otros juegos a través de ideas que les damos para que ellos también puedan tomarlas, jugarlas e inventar, sus propios juegos al construir estructuras y figuras”, comenta Laura. 

De acuerdo con Luis Magaña, encargado del marketing y socio de la marca, Flivers es un juguete que los niños pueden llevar a donde quieran en sus mochilas y lograr estructuras tanto grandes como pequeñas. 

A diferencia de otras marcas de juguetes de construcción este producto se enfoca en los juegos que los niños pueden desarrollar a partir del mismo.  

Alianzas para crecer

Además de Laura en este proyecto participan Luis Magaña y Octavio Barcenas, quienes se unieron a la emprendedora a través de los años por diferentes circunstancias. 

Luis se unió a esta idea cuando un conocido de Laura lo recomendó como estratega de marketing para el desarrollo de unos personajes que la emprendedora buscaba crear alrededor de la marca. 

“Yo me involucré mucho más con el permiso de Laura porque me encantó su proyecto, me pareció extraordinario, posteriormente hicimos cambio de empaque, eslogan y Laura me invitó a participar como socio”, dice Luis Magaña. 

Por su parte, Octavio Bárcenas (Tavo) conoció a Laura en Spark UP, la incubadora de la Universidad Panamericana, Tavo se unió como asesor financiero de la marca y posteriormente también sería invitado por la joven emprendedora a sumarse como socio. 

“Empezamos a pitchar a algunos inversionistas, el tiempo nos hizo amigos y Laura me invitó a ser socio”, comenta Octavio Bárcenas. 

De las inversiones a la materialización

Esta idea consiguió 350 mil pesos mexicanos en Spark UP, posteriormente logró 300 mil pesos del antiguo Instituto Nacional del emprendedor (INADEM) fondos con los cuales pudieron realizar los moldes y la inyección del plástico.  

“Lo más difícil ha sido que los inversionistas crean en nosotros, de repente ven el proyecto y los costes financieros y se muestran un poco escépticos, afortunadamente eso no pasó en Shark Tank”, comenta Octavio.  

En la actualidad, Flivers se vende en librerías como Gandhi, Gonvill y a través de Amazon. Asimismo, los emprendedores buscan desarrollar un paquete escolar con miras a llegar a todas las escuelas primarias tanto públicas como privadas de México. 

Jugando con tiburones

Estos emprendedores llegaron a Shark Tank México, que se transmite todos los viernes a las 22:00 horas por Canal Sony,  pidiendo una inversión de dos millones de pesos por el 35% de su empresa y Arturo Elías Ayub les tomó la propuesta de esa forma.  

“Nosotros teníamos bien analizados a los tiburones y decíamos: el número uno es tal persona, el número dos es fulano. Y el número uno era Arturo, quien afortunadamente nos hizo una propuesta y se la aceptamos”, explica Octavio. 

Parte de la inversión será para diseñar moldes de doble cavidad, de tal manera que estos les permitan cuadruplicar o quintuplicar la producción para poder entrar a un mercado más grande. 

Materializando un sueño

Además, de llegar a los más pequeños de la casa la marca también quiere capturar a adultos interesados en artes a través de estructuras para realizar esculturas. “Materializar un sueño esa es la esencia de este juguete”, dice Luis. 

Y para lograr concretar esas metas los emprendedores nos comparten algunos tips para emprender en el mercado de los juegos educativos: 

  • Mantén lo divertido: “muchas veces se desarrollan juguetes educativos pero esa parte se pierde y el niño se aburre y si, pueden aprender, pero no se engancha el niño con el juego”, dice Laura. 

  • Apunta a lo más alto: “si alguien se va a meter en esta industria, educativa o del juguete, que le entren con un producto de calidad, en cuanto al diseño, materiales y colores que exige el mercado mundial”, comenta Octavio. 

  • Aférrate a tu sueño: “Aferrarse te va a dar la paciencia para que las cosas se den”, culmina Luis.

fecha: 2020-07-20