10 lecciones de liderazgo práctico de Steve Jobs








 

  • Haz foco: elimina las distracciones.
  • Simplifica todo.
  • Hazte responsable.
  • Si te quedas atrás, da un salto adelante.

Todos conocen a Steve Jobs; o, al menos, saben de su existencia. O bien, de las innovaciones que hizo en el mundo de la tecnología.

Steve Paul Jobs, tal su nombre completo, quizás jamás imaginó el impacto global que generó al haber sido un destacado empresario del mundo informático: fue el creador de productos sofisticados y sencillos de usar, fundador de Apple, referente mundial en su sector.

Sus distintas biografías ponen énfasis en el trazo grueso sobre su carácter y la forma de liderar. Todo el mundo le reconoce el haber tenido ideas visionarias, que hicieron aportes trascendentales en el campo de las computadoras personales, los celulares y la música en formato digital. 

 

Sin dudas, como toda gran mente, es amado y odiado en la misma proporción. Bill Gates, su competidor de Microsoft, señaló cierta vez su admiración por la forma de relatar y de crear empatía entre la persona (Jobs) y los productos a través de sus presentaciones; y muchos de los que trabajaron en aquellos años junto a él en Apple lo recuerdan como un verdadero genio.

Como legado, además de sus productos, dejo 10 lecciones de liderazgo práctico que se desprenden de su experiencia empresarial:

  1. Haz foco: elimina las distracciones. Después de que fuera despedido de su propia empresa, Steve Jobs volvió y una de las primeras decisiones que tomó fue recortar proyectos y dejar solamente los cuatro prioritarios. Dijo “Hagamos cuatro cosas y hagámoslas espectacularmente bien.” 

  2. Simplifica todo. En el mundo actual la sencillez es la máxima sofisticación. Optimiza los recursos y valora lo esencial; deja lo superfluo.

  3. Hazte responsable. Si lideras eres responsable de todo el proceso; tan es así que Apple creó siempre productos que, por lo general, no tienen compatibilidad directa con otras marcas; argumentaba que era la única forma de asumir la responsabilidad absoluta por el proceso, el flujo, el funcionamiento y la experiencia de cada usuario. 

  4. Si te quedas atrás, da un salto adelante. Las computadoras Mac no traían grabadoras de CD, cosa que su competidor Microsoft con Windows sí lo hacía. Jobs y equipo se adelantaron creando iTunes, un sistema de almacenamiento multi dispositivo que cambió la industria de la música.

  5. Piensa primero en los productos, antes que en las ganancias. El origen de toda gran idea es la idea misma, y el dinero llegará por añadidura. Steve dijo: “Céntrate en crear un gran producto, los beneficios llegarán”.

  6. Focus group hasta ahí nomás. En cierto momento Jobs afirmaba que se sentía un poco esclavizado por los grupos de testeo de opiniones sobre los productos. Y entonces surgió su famosa frase: “La gente no sabe lo que quiere, hasta que se los enseñas”. La mente humana tiende a asociar inmediatamente con su experiencia anterior. Sin despreciar los estudios de mercado, si sólo te ciñes a eso estarás haciendo más de lo mismo, es decir, lo que la gente conoce. 

  7. Distorsiona la realidad para derribar los imposibles de tu vida. Cierta vez Jobs estaba junto a Woz (Stephen Gary Wozniak), cofundador de Apple, a quien forzó a romper con algo que parecía imposible: “¿Necesitas 6 meses para desarrollar eso? ¡Tú lo puedes hacer en 4 días!”. Y Woz lo logró. Esto significa que los modelos mentales y los límites auto impuestos suelen ser los máximos impedimentos de los líderes. 

  8. Transmite permanentemente. Todo comunica y agrega valor, o no. En el caso de los productos de Apple la experiencia se transmite desde que el consumidor anhela tener su producto; el empaque -piezas de diseño en sí mismas-, y hasta las tipografías y el diseño gráfico -algo que Jobs descubrió casi por casualidad cuando abandonó sus estudios de sistemas en la Universidad de Reeds y entró en unas clases de caligrafía, que acabaron por ser otro sello distintivo de sus productos: miles de letras distintas versus unas pocas que ofrecía Microsoft-. 

  9. Exige la excelencia lo más alto posible. Jamás menos que eso. Si bien el concepto de perfección al que aludía Jobs no se consigue en este plano físico, se aseguraba de que los productos no fueran lanzados hasta que todo esté comprobado y hayan pasado por todos los controles y pruebas posibles. 

  10. Contrata a los mejores para tu equipo. Simplemente, admitía que cada proyecto que emprendió no hubiese sido exitoso sin el equipo que tuvo en cada caso. La clave del líder es saber rodearse de personas mejores que él, con más experiencia en ciertos campos, y dejar que brillen. 

Y, para terminar, una de sus frases más célebres: “Sigue hambriento, sigue insensato. Ve por más. Cuestiona, Descubre, Crea.”, extracto del célebre discurso que pronunció en la Universidad de Stanford ante los estudiantes que admiraban, perplejos, a aquel hombre delgado, debilitado por su enfermedad, y que les transmitió lo que mejor sabía hacer: la pasión por convertir su sueño en realidad.

 

fecha: 2020-10-19