'El factor de alineación': enfoque para el éxito








 

  • Como empresario y propietario de una pequeña empresa, ¿qué significa el éxito para ti y tu empresa? Por supuesto, el éxito podría significar simplemente "permanecer en el negocio durante la pandemia". Pero tener una visión de éxito más allá de este acontecimiento es esencial. 

En un momento en que las redes sociales nos bombardean con información y desinformación y cuando la pandemia está afectando negativamente a todos nuestros negocios, es fundamental evitar distracciones y navegar claramente hacia el éxito.

Por desafiante que parezca, es posible sobrevivir e incluso prosperar simplificando y manteniendo un enfoque claro a través de lo que llamamos una página de información significativa. La clave es saber qué información es más crítica para tu éxito.

Visión de éxito

Como empresario y propietario de una pequeña empresa, ¿qué significa el éxito para ti y tu empresa? Por supuesto, el éxito podría significar simplemente "permanecer en el negocio durante la pandemia". Pero tener una visión de éxito más allá de este acontecimiento es esencial, y debes incluir en esa visión las expectativas de tus relaciones clave (es decir, clientes, acreedores, proveedores y socios) y los resultados tangibles que indicarán que se han cumplido. A estos indicadores los llamamos factores críticos de éxito.

Por ejemplo, para medir tu éxito en la satisfacción de las relaciones con los clientes, puedes observar tu porcentaje de crecimiento en las ventas, el porcentaje de tus ventas de los mismos clientes o el índice de satisfacción del cliente basado en una encuesta de comentarios. Los acreedores estarían interesados ??en tu relación deuda / capital, patrimonio neto y puntaje crediticio. Tus proveedores requerirán especificaciones claras, lealtad y pagos a tiempo. También se puede obtener un índice de satisfacción del proveedor que mide los requisitos del proveedor a través de una encuesta. Finalmente, tus socios estarán interesados ??en tu éxito financiero que podría incluir el margen neto y el Valor Económico Agregado (EVA por sus siglas en inglés), que mide tu condición financiera general.

 

 

Estos son solo algunos ejemplos en los que pensar. Una vez que hayas elaborado una lista de los factores críticos de éxito que son más valiosos para ti, tendrás el comienzo de una página de información significativa.

Enfoque de una página

A continuación, es importante conocer el estado de referencia actual de cada uno de los factores críticos de éxito. Por ejemplo, ¿cuál es el porcentaje de crecimiento en tus ventas, el porcentaje de negocios repetidos o tu índice actual de satisfacción del cliente? ¿Cuál es su relación deuda-capital actual o margen neto?

El siguiente paso es establecer metas razonables para cada factor crítico de éxito. Hay tres que recomendamos: Mínimo, Satisfactorio y Sobresaliente. El objetivo mínimo es el umbral aceptable de rendimiento. Sobresaliente es el mejor nivel posible y satisfactorio es su próximo paso hacia lo sobresaliente. Estos objetivos pueden proporcionarte la motivación para actuar. Si el objetivo sobresaliente es a largo plazo y desafiante, es posible que debas mover tu objetivo satisfactorio varias veces a medida que avanzas hacia el sobresaliente.

Los factores que has identificado son importantes, pero no por igual. Primero analiza su importancia relativa, luego asigna un peso a cada uno distribuyendo 100 puntos entre ellos. El resultado de este ejercicio es una lista de factores (con ponderaciones), el estado actual y sus tres niveles de objetivos. Básicamente, has configurado tu panel para el éxito. Tu factor crítico de éxito en la primera columna, peso relativo en la segunda, estado en la tercera y los tres niveles de meta en la cuarta, quinta y sexta columnas. A esto lo llamamos tu Informe de enfoque.

Revisar y reflexionar para avanzar hacia el éxito

Para seguir avanzando, es importante que establezcas un ritmo semanal de revisión de tu progreso en tu informe de enfoque. Acuerda una cita formal contigo mismo e ingrésala en tu calendario. ¡Y no la canceles!

Mira el estado actual de cada factor y compáralo con los tres niveles de objetivos. Piensa en lo que sucedió durante la semana que ayudó u obstaculizó tu progreso. ¿Puedes identificar una acción que haya producido un buen resultado y, por tanto, repetirla? ¿Hubo un resultado negativo que requiera atención? Manténte al tanto de tu estado actual y de cuánto estás progresando hacia tus objetivos.

 

Elije uno de los factores para un análisis en profundidad. Este podría ser un factor con la brecha más alta o uno con la brecha más baja de la meta satisfactoria. Tu decisión depende del peso que le hayas asignado. Un factor puede tener una brecha alta, pero puede no ser tan importante como otro con una brecha baja. Naturalmente, elegiría el que tenga una brecha baja pero de gran importancia, un factor que podría ser más fácil de abordar y mejorar, y uno que podría producir resultados altamente beneficiosos y motivadores.

Para el factor seleccionado, deberás desarrollar un plan de acción para la mejora, uno que requiera un análisis de la causa raíz. Puedes encontrar pautas para la planificación de acciones en la literatura sobre manejo. Por lo general, uno eficaz implicará identificar el problema real detrás del mal desempeño, las causas fundamentales, la estrategia de solución y los pasos de acción para implementar la estrategia de solución.

 

Una vez que hayas elaborado un plan de acción creativo, se convertirá en tu enfoque principal durante la semana siguiente. Cada semana subsiguiente brinda una nueva oportunidad para revisar tus datos, reflexionar, aprender y presenciar el progreso. Ese aprendizaje tendrá un impacto en los ajustes y tu progreso te alentará a mantenerte en el rumbo y seguir mejorando.

Cascada

 

Si te disciplinas en seguir la sencilla guía de este artículo, te sorprenderás de los beneficios que obtendrás. Naturalmente, querrás transmitir tu aprendizaje a otros. Te recomendamos que pienses en poner en cascada el proceso descrito en este artículo en toda tu organización. Si tú eres un emprendedor con unos pocos empleados o cientos, puedes alentar a cada persona a crear una página única que incluya los resultados clave para el éxito de la misma manera que lo hiciste. Estos resultados clave o factores críticos de éxito pueden provenir de medir los objetivos del trabajo o de medir las expectativas de cuatro relaciones clave: cliente, proveedor, jefe y empleador. Cualquiera que sea la metodología que se utilice, el resultado puede ser un conjunto de factores críticos de éxito para la persona que encaja en dicha página única y determina su informe de enfoque.

Transfiere tu propio aprendizaje de tu experiencia con los conceptos de este artículo con tus colaboradores. ¡Imagina a todos tus empleados esforzándose por alcanzar el éxito basándose en indicadores de resultados clave en los que cada uno puede impactar!

Mantente enfocado

Con tu informe de enfoque de una página en la mano, puedes evitar las voces que te distraen y tratan de captar tu atención. Úsalo como escudo de seguridad contra el bombardeo de información y desinformación. Solo mantén tu ojo en la página única y utilízala como una guía clara para navegar tu negocio hacia el éxito.

 

 

fecha: 2020-11-18